Translate to your language/Traduisez/Traduzione

domingo

An inusual way of watching Barcelona

Hay muchas maneras de ver Barcelona. Yo, desde mi sentir fotopoético veo mi querida Barcelona así:
Clicad en la foto para ver la galería de fotos que la componen.
Clic on picture for viewing the gallery

Inusual Pictures of Barcelona

lunes

Wabi-sabi

Hoy me acabo de enterar que un gran porcentaje de mis fotografías siguen una norma estética llamada Wabi-Sabo o Uabi-Sabi. Veamos lo que dice Wikipedia. Y pondré en negrita lo que yo siempre he pensado al componer una fotografía.
"Wabi-sabi (侘・寂?) es un término estético japonés que describe un tipo de visión estética basada en "la belleza de la imperfección". Dicho punto de vista está frecuentemente presente en la sociedad japonesa, en forma de elementos de aspecto natural o rústico que aparecen en los objetos cotidianos o en algunos elementos arquitectónicos. El wabi-sabi combina la atención a la composición del minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza. Corriente japonesa estética y de comprensión del mundo basada en la fugacidad e impermanencia.
Deriva de la afirmación budista de las Tres Características de la Existencia. Según Leonard Koren, autor del libro Wabi-Sabi: for Artists, Designers, Poets and Philosophers, se refiere a aquella belleza imperfecta, impermanente e incompleta. Algunas características de la estética wabi-sabi son la asimetría, aspereza, sencillez o ingenuidad, modestia e intimidad, y sugiere además un proceso natural.
 El wabi-sabi ocupa la misma posición en la estética japonesa que en Occidente ocupan los ideales griegos de belleza y perfección. Andrew Juniper afirma que: Si un objeto o expresión puede provocar en nosotros una sensación de serena melancolía y anhelo espiritual, entonces dicho objeto puede considerarse wabi-sabi. Richard R. Powell lo resume diciendo que: Ello (el wabi-sabi) cultiva todo lo que es auténtico reconociendo tres sencillas realidades: nada dura, nada está completado y nada es perfecto. Las palabras wabi y sabi no se traducen fácilmente. Wabi inicialmente refería la soledad de vivir en la naturaleza, lejos de la sociedad, mientras que sabi significaba "frío", "flaco" o "marchitado".
 Hacia el siglo XIV estos términos comenzaron a cambiar, adquiriendo connotaciones más positivas. Wabi ahora connota simpleza rústica, frescura o quietud, siendo aplicable tanto a objetos naturales como hechos por el ser humano, o elegancia subestimada. También se puede referir a peculiaridades o anomalías que surgen durante el proceso de construcción y dotan de elegancia y unicidad al objeto. Sabi es la belleza o serenidad que aparece con la edad, cuando la vida del objeto y su impermanencia se evidencian en su pátina y desgaste, o en cualquier arreglo visible.
 Desde un punto de vista del diseño o ingeniería, wabi se interpretaría como la cualidad imperfecta de cualquier objeto, debida a inevitables limitaciones en el diseño y construcción. Así, sabi podría ser interpretado como el aspecto de imperfecta fiabilidad o limitada mortalidad de cualquier objeto; de aquí la conexión etimológica con la palabra japonesa sabi, oxidarse. Ambos conceptos, wabi y sabi, sugieren sentimientos de desconsuelo y soledad. Según la perspectiva budista Mahāyāna, estas son características positivas, al representar la liberación del mundo material y la trascendencia hacia una vida más sencilla.
 La propia filosofía Mahayana, sin embargo, advierte de que la comprensión verdadera no puede alcanzarse mediante palabras o lenguajes, por lo que aceptar el wabi-sabi en términos no verbales sería el enfoque más adecuado. Los conceptos de wabi y sabi son originariamente religiosos, pero su actual uso en japonés es bastante informal así que he montado una galería en Flickr con todas mis fotos wabisabi. Wabi-Sabi

martes

El increíble Canon 200 mm 2.8 ultrasonic

Siempre suele relativizarse el tener buen o mal material para hacer una buena foto, pero la verdad es que un buen material en manos de un fotógrafo con cierta técnica puede dar resultados muy aceptables.
Así, si tomamos una Canon de formato completo y el objetivo 200 mm 2.8 (de los antiguos ¡Sin VR!) tiramos sin trípode, sin flashes y a tres metros y medio de distancia resulta que podemos ver hasta los poros de la nariz del retratado. Y luego está la luz. Esa luz tamizada que sólo da un pata negra.

Os confesaré que al revelar la foto por el método de Greg Gorman me quede alucinado. No sé quizás estoy exagerando.



Y aquí el detalle:


¿Cómo habría sido esta foto con equipo profesional de flashes y trípode? Supongo que mucho mejor y sin necesidad de revelar al estilo Greg Gorman.

lunes

Mis micro-mundos planetarios de siempre

Ayer fui a ver la exposición "Génesis" de Salgado en el Caixa Fórum de Montjuïc (Barcelona). De vuelta paseé por una zona de fuentes y se me ocurrieron estas fotos otoñales. Intenté también hacer street photography pero soy muy tímido y no soy capaz de fotografiar la intimidad de nadie y mucho menos de robarla, tampoco soy suficiente atrevido para pedir permiso así que me quedé con mis fotos estáticas de siempre y dejare la experimentación de la street photography para mi 200 mm que ese día no llevaba encima (lo ideial sería un 100-400 mm o tener más cara pero ...ni lo uno ni lo otro)
 

Lo único que me deja contento es que en estas fotos esta´mi visión de la escena, una visión un tanto planetaria y de microcosmos. El 24-70 2.8 de momento se comporta.

Europe Photobloggers

Buscador universal de información fotográfica

Loading

Mi lista de blogs